Hemos llegado al ¿cómo?

Será necesaria una primera toma de contacto, a través de una entrevista personal en la que podremos conocernos y ver que te está sucediendo o, si no sabes que te ocurre, mediante preguntas exploraremos tu historia personal y en qué momento de tu vida te encuentras.

Crearemos el clima de confianza necesario para que te sientas en un espacio respetuoso y neutral, en el que puedas abrirte, a tu ritmo, y compartir los temas y experiencias que te han influenciado o que están afectando en tu vida en el momento actual.

Decidiremos cuál es el objetivo y por donde comenzar, y veremos si es necesaria una Terapia de Proceso, en el que iremos trabajando los temas uno a uno, o bien se trata de mejorar en un área o tema concreto, en cuyo caso utilizaremos el coaching y fijaremos los objetivos y el número de sesiones.

La metodología consiste en combinar una parte de exploración, a través de la conversación, con el trabajo energético, para ayudar a que se liberen los posibles bloqueos. La combinación de ambos métodos hace que la terapia sea fluida, que se relaje el sistema nervioso y se favorezca la apertura interna, la toma de conciencia y el «darse cuenta».

Imagina una lámpara por la que circula la corriente eléctrica. Con el día a día, estás más pendiente de lo de fuera, que de lo que pasa en tu interior y necesitas. Llega un momento en que te sientes desconectad@, como si te hubieras desenchufado de la electricidad, y empiezan las dudas, o bien vas perdiendo el rumbo y el sentido de las cosas. Durante y después de una sesión notarás que recuperas la conexión contigo mism@, percibirás una sensación de bienestar y tendrás la sensación que estás en el buen camino.

A través del sueño, se integrará el trabajo realizado en la sesión gracias al trabajo energético. Y hasta la próxima visita podrás poner en práctica las tareas que hayamos pactado y ver que te ocurre al llevar a cabo esas experiencias.

Te invito a seguir leyendo y ver en qué consisten las diferentes terapias de las que te he hablado.

«Las cosas más bellas y mejores en la vida no pueden verse ni tocarse pero se sienten en el corazón».
(Helen Keller).

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar